miércoles, 8 de enero de 2014

Matrimonio y Compañerismo

Nuestra necesidad
"No es bueno para el hombre estar solo" (Gen 2:18).
Los seres humanos, sea hombre o mujer sienten la misma necesidad de vivir acompañados. En este versículo es Adán el que se encuentra solo y necesita compañía entonces el Señor le sacia su necesidad creando a Eva:
  "le haré ayuda idónea para él". (Gen 2:18).
El plan de Dios

Dios instaura el matrimonio por muchos motivos, uno de ellos fue con el fin de satisfacer nuestra necesidad de estar acompañados. Es importante señalar que esta necesidad va mucho más allá de lo sexual. Somos seres físicos, en efecto, tenemos necesidades físicas, pero también somos seres emocionales y espirituales.  El Señor Instituyó el matrimonio no sólo para satisfacer nuestras necesidades físicas, también lo hizo para bendecir nuestras vidas en el área emocional y en la espiritual. Y tanto el esposo como la esposa están excelentemente calificados para satisfacer a su pareja la necesidad de compañía.

Nuestras preguntas

¿Cuál es la visión general que tenemos de nuestro cónyuge?
¿Nos acercamos a nuestro cónyuge buscando saciar nuestras necesidades o vamos con una actitud menos egoísta tratando de satisfacer las suyas?
¿Sabemos como ayudar a satisfacer las necesidades de compañía que tiene nuestro cónyuge?

 Debemos considerar algo muy importante, por ser de sexo diferente ellos podrían tener necesidades emocionales, espirituales o físicas que difieren de las nuestras.

 En muchas ocasiones será muy útil pedir a nuestro cónyuge que nos diga exactamente que tipo de compañía es la que necesita recibir de nosotros.

                                                        Lukas AmisToweer






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscríbete para Recibir Nuestras Reflexiones por Correo Electrónico!


Ingresa tu correo:




Recíbelo por FeedBurner