Translate

martes, 26 de julio de 2016

¿Porqué Dios permite el Sufrimiento y nos hace pasar Pruebas?

Es muy fácil decir Gloria a Dios!, Aleluya!, o Amén!" cuando las cosas marchan bien y todo va de maravillas. Pero cuando caminamos por el fuego de la prueba esta clase de palabras escasean en nuestra boca. Las pruebas llegan a la vida del creyente con un propósito y una recompensa. Algunas de las causas por las cuales Dios las permite es para probar nuestro carácter y para hacernos madurar en la fe, "...sino que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza" (Romanos 5:3 y 4). 

Jesús no se limitó a enseñarnos esto solo con palabras, entregó su vida a padecimiento para cumplir su misión. Hagamos memoria de su última semana como hombre.. En esos días soportó infinidad de pruebas e injusticias, lo declararon culpable y lo sentenciaron a muerte por delitos que no cometió, lo torturaron, pusieron en su cabeza una corona de espinas, lo clavaron en una cruz, y atravesaron su costado con una lanza. Sólo por nombrar algunas de las cosas que padeció. Y en ningún momento decidió abandonar la prueba porque era demasiado dura; todo lo contrario, tomó su dolor y cargó con él, pues sabía mejor que nadie que ese sufrimiento era necesario. Hoy, 2016 años mas tarde, gracias a lo que Jesús pasó en el proceso de prueba, tu y yo tenemos vida eterna. 

Los verdaderos cristianos deben ser pulidos como a finos diamantes. Cuando llegamos a Dios creemos que nos hemos librado del dolor, en parte es así, solo que desde ese momento nuestros padecimientos están regulados por él, y tras cada prueba siempre hay un plan divino para mejorar áreas en nuestra vida espiritual.
Si bien los sufrimientos son necesarios, Dios ha prometido que no permitirá mas dolor del que podamos soportar, y que junto a la prueba nos dará también la salida (1 Corintios 10:13).

Amigo.. si estás atravesando por el fuego de la prueba, no olvides que El Creador te ha dado su Palabra para guiarte, su Espíritu Santo para fortalecerte, y el privilegio de hablar con él cuando lo necesites. Y recuerda.. a través de las tribulaciones de la vida obtendrás la victoria!.. “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57).


                                                             Lukas AmisToweer

Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.
Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!




Leer más...

viernes, 15 de julio de 2016

Sorprende a tu enemigo! ¿Porqué dar la otra mejilla?

"Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvete también la otra." Mateo 5:39 

La gente al leer este pasaje piensa que Dios está diciendo que deben ser pasivos, y pasar por alto lo que ha sucedido. Si bien esto no está mal, no es exactamente lo que el Señor quería decir. Poner la otra mejilla no se trata de ser pasivo, todo lo contrario ¡se trata de ser activo!. Tan activo que realmente confundes a tu enemigo. Dar la otra mejilla se trata de tomar una acción tan impactante y tan fuera de lo común que harás que a la otra persona se le derrumbe todo a su alrededor.
Si confundes al mundo podrás cambiar su forma de actuar.


¿Realmente quiere vencer el mal? entonces debes hacer algo al respecto. Comienza por tomar acciones inesperadas, acciones de amor, decisiones sorprendentes, eso es lo que Jesús hizo por nosotros, y cambió nuestras vidas para siempre, ¿verdad?.

¿Alguien te ha lastimado o ha pecado contra ti?, sin dudas que si, éstas cosas suceden a menudo y la causa siempre será la naturaleza humana pecaminosa. Pero ahora ya sabes como transformar estas situaciones negativas en acciones de amor.

Esfuérzate para que se te haga un hábito el sorprender a quien te hace daño. Un cambio radical en tu forma de actuar puede transformar vidas, especialmente la tuya propia!


                                                                   Lukas AmisToweer

Fotografía: https://pixabay.com


 Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.
Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!



Leer más...

domingo, 3 de julio de 2016

¿Cuál es tu Actitud frente a la Vida?

actitud

Controla tu actitud


Según el diccionario la palabra "actitud" se define como manera de comportarse u obrar una persona ante cierto hecho o situación". Otro término que se emplea para alternar es "disposición".

Los pilotos de avión suelen usar la palabra "actitud" para describir su relación con la tierra. Si su actitud no está correctamente alineada, el avión hará contacto con el suelo en el ángulo equivocado y se estrellará. Para que esto no ocurra usan el "Indicador de actitud", también llamado "Horizonte artificial", un instrumento de vuelo que muestra la orientación de la aeronave respecto al horizonte (ver).

En esencia, la actitud es la disposición interior hacia cosas externas, como personas o circunstancias. Como en un avión, la actitud en las personas se aplica cada vez que se debe lidiar con algo externo. Según la Biblia, cuando entregamos nuestra vida a Dios, somos una nueva criatura, y esa nueva criatura tiene que desarrollar actitudes nuevas, actitudes similares a las que tenía Jesús. Las escrituras dicen: "Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús" (Filipenses 2:5). "En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos" (Efesios 4:22).

Malas actitudes

Casi todos podemos reconocer una mala actitud nuestra, a veces se manifiesta con acciones, otras con negatividad, revelida, crítica, intolerancia, impaciencia, falta de voluntad, apatía, desánimo,  arrogancia, egoísmo, groserías, etc. Si queremos ser cristianos practicantes y no solo de palabra debemos rechazar todo tipo de actitudes negativas. Las actitudes son disposiciones internas que emanan del corazón y de la mente, y el producto de esas actitudes sirven como base para nuestras acciones. "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él" (Proverbios 23:7). De hecho, nadie sabe como son los pensamientos de tu corazón, solo tú y Dios. Como resultado, la actitud es algo que sólo tú o Dios pueden cambiar, un cambio que debe producirse en nuestro interior.

Buenas actitudes

Dios nos aconseja que mostremos siempre una buena actitud con las circunstancias y con las personas, así como las tuvo Jesús. Que seamos amorosos, positivos, pacíficos, pacientes, benignos, bondadosos, mansos, etc. (Gálatas 5:22-23).

"Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad". (Filipenses 4: 8)


                                                             Lukas AmisToweer


Fotografía: https://pixabay.com


Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.
Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!




Leer más...

jueves, 9 de junio de 2016

La verdadera belleza de una Mujer según Dios


Al contrario de lo que nos muestran la cultura y los medios de comunicación, la belleza de una mujer no se encuentra en su apariencia externa. En todo momento estamos bombardeadas con publicidad de productos que se supone nos harán más hermosas, ¡como si no lo fuéramos tal cual somos!. Cremas para ocultar o eliminar las arrugas; peinados; joyas; prendas de vestir; tintes para teñir el cabello y ocultar el gris de las canas. Y como si todo esto fuera poco nos recetan máscaras que tapan nuestras caras reales y nos hacen más atractivas.

Pero ni a la larga ni a la corta esto realmente importa. Y no es que sea malo en si mismo, pero nuestra actitud tras ello si lo puede ser, ya que la necesidad por vernos mas atractivas se puede convertir algo imperioso u obsesivo. Si este es tu caso, puede ser que no estés conforme con lo que realmente eres. El deseo de Dios es que nos preocupemos por nuestro interior, el verdadero nosotros, y el único lugar donde la belleza es real. Tener una cara bonita, una figura perfecta, y todos los accesorios que van junto con ella, no significa nada a la luz de la eternidad, solo refleja la cultura en que vivimos, y nosotras debemos desafiar a la cultura y a las modas que nos impone el mundo.
Luego de tener a mi hija me di cuenta de los tipos de juguetes que había disponibles para las niñas. Mucho tiene que ver con la 'belleza' y 'glamour', entonces me tuve que preguntar a mí misma qué tipo de mensaje deseaba enviarle.


Amiga, deja de preocuparte tanto por tu apariencia externa y concéntrate más en lo que llevas dentro. Permite al Espíritu Santo embellecer tu interior. Cuando tengas la belleza de Dios en tu corazón, ella se reflejará externamente, y entonces no necesitarás cremas y maquillaje para verte hermosa, ya que tendrás la belleza natural de una Princesa de Dios.

"Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada" (Proverbios 31:30)


Señor, permite que tu belleza se refleje en mi interior, esa belleza que emana de una vida santa, no me dejes vivir preocupada por cómo se ve mi exterior, sino más bien por como me veo internamente. Amén.


                                                                     Adriana Paseiro
Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.
Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!




Leer más...

domingo, 5 de junio de 2016

Jesús y la Mujer Samaritana - Agua de Vida Eterna

No sabemos su nombre o edad. Pero su conversación con el Señor es la más extensa registrada en las Escrituras. Razón suficiente para encontrar a esta charla muy interesante. 

Recordemos.. Era mediodía y hacía mucho calor. Jesús había salido de Judea he iba hacia Galilea, el viaje fue largo, y pasando por la heredad que Jacob dio a su hijo José junto a la ciudad de Sicar, decidió detenerse a descansar. Allí había un pozo, del cual pensaba beber agua mientras esperaba a sus discípulos que habían ido a la ciudad por comida. Cuando nuestra mujer sin nombre apareció con el tarro de barro en la mano, Jesús le hizo una simple petición: "¿Me das una copa?" (Juan 4: 7).

¡Oh no, algunas cosas estaban mal!. Primero, se suponía que los judíos no debían hablar con los samaritanos. Segundo, a los hombres no se les permitía verse cara a cara con las mujeres sin que estuvieran sus maridos presentes. Y tercero, los rabinos no tenían nada que hablar con mujeres como esta. Pero Jesús estaba dispuesto en hacer una excepción a las reglas, no así la mujer que estaba junto al pozo. "Tú eres un Judío y yo soy samaritana", le recordó ella, "¿Cómo puedes pedirme que te de agua?" (Juan 4: 9).

Ella se centró en la ley; pero Jesús lo hizo en la gracia, ofreciéndole algo que no pudo rechazar. 

"Si conocieras el don de Dios, y quien es el que te dice: dame de beber; tú le pedirías y él te daría agua viva" (Juan 4:10). Sin dudas una invitación tentadora. Y el regalo, una oferta irresistible. Un don especial que vino por la gracia de Jesucristo" (Romanos 5:15).

El Señor, en vez de insistir para que le diera de beber, le ofreció agua, pero un agua diferente,"viva" (Juan 4:10). Ella sintió curiosidad, la del pozo era agua común, pero..¿cómo sería el agua viva?. 

La mujer educada, pero con valor señaló lo obvio: "No tienes con que sacarla, y el pozo es hondo, ¿De dónde puedes obtener esta agua viva?" (Juan 4:11). Su curiosidad natural la impulsó a hacer preguntas, tan demandantes como hoy en día. Pero tales preguntas no fueron motivo de nerviosismo, Jesús sabe como lidiar con la incredulidad y la duda de las personas.

Para saciar su sed espiritual, el Señor primero le enseñó la verdad sobre H2O: "Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed" (Juan 4:13). Y luego le resaltó en negritas una promesa sobre la que él ofrecía: "El que beba del agua que yo le daré, jamás volverá a tener sed" (Juan 4:14). En pocas, sencillas, pero profundas palabras, pasó de la vida cotidiana a la vida eterna.

¿Estaba esta dama lista para dar ese paso de fe? No exactamente. Ella quería lo que le estaba ofreciendo, pero sólo para evitar regresar otro día al pozo por agua: "Dame esa agua, para que no tenga sed, y tenga que venir al pozo a sacarla" (Juan 14:15). Si somos honestos, admitiremos que muchas veces, tu y yo también tenemos esta motivación. Y las ganas de satisfacer nuestras necesidades y deseos físicos, nos hacen pasar por alto las necesidades espirituales.

Y hablándole Jesús le dijo: "Ve, llama a tu marido y vengan los dos" (Juan 4:16). No es una extraña petición, ya que las mujeres no podían conversar a solas con un hombre en un lugar público. Su petición era mas sobre el descubrimiento de la verdad, tratando de seguir las reglas de la sociedad.

Solo Jesús tiene el agua de vida eterna, solo Jesús es la solución a la sed espiritual del hombre.


                                                                   Lukas Amistoweer



Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.
Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!




Leer más...

Suscríbete para Recibir Nuestras Reflexiones por Correo Electrónico!


Ingresa tu correo:




Recíbelo por FeedBurner