jueves, 11 de febrero de 2016

La Palabra de Dios permanece para siempre

Mi compañero de trabajo me comentó: "Al hacer un breve repaso de mi vida me he dado cuenta lo mucho que han cambiado las cosas en estos últimos dos años, y ni cuenta me he dado. Eso me da un poco de miedo. Nada dura para siempre ni siquiera los problemas". La vida puede cambiar demasiado en un lapso de tiempo muy corto. Pueden cambiar los amigos, el trabajo, la salud, y todo lo que puedas imaginar. La experiencia del cambio te puede estar esperando a la vuelta de la esquina.

"Nada dura para siempre" 

Dependiendo del momento que estemos viviendo este pensamiento puede ser confortable o confuso. Molesta en tiempo de paz y consuela en tiempos de dolor.
El Antiguo Testamento nos cuenta que en cierta ocasión el profeta Isaías dio palabras de consuelo de parte de Jehová a los desterrados de Babilonia, les dijo que los babilonios no podrían permanecer siempre fuertes: "...toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo. La hierba se seca, y la flor se marchita"(Isaías 40:6-7)". Comparó a los babilonios con las flores de Palestina que crecen en abril después de la lluvia y desaparecen por la noche al soplar el viento caliente. Y en el versículo siguiente lo podemos leer diciendo: "...pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre". 


Su Palabra es eterna

La palabra de Dios a sobrevivido en las vidas de millones de personas durante muchos siglos. Y ésto tiene una explicación. Dios es eterno y reinará para siempre. Él no se cansa, su poder es infinito, tampoco mengua su sabiduría pues su conocimiento es perfecto. Y cumplirá todo lo que prometió en su Palabra porque el es fiel.
Como hijos suyos que somos, debemos vivir confiados, sabiendo que todo el tiempo Dios está produciendo cambios necesarios para transformar nuestras vidas..."Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28). 

Aferrémonos a sus promesas, pues su palabra y su amor no cambiarán jamás:  " ...mas la palabra del Señor permanece para siempre" (1 Pedro 1:25).


                                                                Lukas AmisToweer


Fotografía: https://pixabay.com/


Si te bendicen nuestras reflexiones acompáñanos y danos tu apoyo en Facebook.

Solo debes dar click abajo en "Me gusta esta página". Gracias!

                                       


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscríbete para Recibir Nuestras Reflexiones por Correo Electrónico!


Ingresa tu correo:




Recíbelo por FeedBurner