miércoles, 27 de agosto de 2014

Despierta el Amor de Dios en tu Corazón / El Mayor de los Frutos del Espíritu Santo

Dios es amor
Todos los seres humanos nacemos con una asombrosa capacidad de amar y de dar amor. Y es durante la infancia y en los primeros años de juventud que la mayoría lo mostramos y brindamos de la forma mas pura y desinteresada. Pero a medida que pasan los años vamos siendo afectados por la maldad que nos rodea, las decepciones y engaños nos endurecen el corazón, esto trae como consecuencia un adormecimiento parcial de ese hermoso don llamado Amor.

La esencia de Dios es Amor


Pero hay buenas noticias ¡aún está allí!, solo debemos despertarlo nuevamente. Para ello contamos con todo el apoyo del Espíritu Santo, 
quien es el verdadero proveedor del amor. Su gran anhelo es eliminar los obstáculos que bloquean o limitan la manifestación de sus dones a través nuestro, y el amor no es uno mas de ellos, es el mas importante y si le permitimos con mucho gusto actuará y nos ayudará, pero debemos pedírselo en oración y ser constantes en ella.

Compartiendo los frutos del Espíritu Santo


Cuando nos re conectamos a la fuente del amor (que es Dios mismo) comenzamos a recibirlo de forma abundante y sentimos la necesidad de compartirlo con otros
, lo maravilloso de esto es que aunque lo repartiéramos con todos las personas del planeta nuestras reservas jamas se agotarían, y cada vez tendríamos mas, por una simple razón, los frutos del espíritu se multiplican cuando se comparten.

Las baterías del Amor se auto recargan

Salvando las grandes diferencias, tomemos como ejemplo una represa hidroeléctrica con mucha agua embalsada en el cause de un río, si subimos las palancas se abren las compuertas y el río comienza a pasar libremente haciendo mover las turbinas y se genera electricidad, cuanto mas se abre, mas agua pasa entre ellas y mas energía se produce. Con las personas pasa algo parecidoel agua embalsada es el amor de Dios que no debemos retener sino ponerlo en movimientonosotros somos la represala palanca que abre las compuertas son nuestras oraciones y las turbinas son los corazones que comienzan a funcionar y a producir amor divino.

Mi Oración

Señor  te pido por  todos los hombres y mujeres que hasta ahora no han experimentado en sus vidas esa necesidad imperiosa de compartir tu amor con todo el mundo. Quita los obstáculos que impiden el libre mover de tu Espíritu Santo en sus corazones, permite  que tus dones fluyan libremente en ellos, que otros al verlos sean testigos de ese amor infinito que tu sientes por la humanidad, y crean en ti. Amén.



                                                                                 Lukas AmisToweer

Fotografía "http://commons.wikimedia.org"
Bajo licencia"
http://creativecommons.org/"(2014)


1 comentario:

  1. El amor de Dios es el que nos sostiene en este mundo tan convulsionado, sigamos adelante como guerreros de oraciòn. no desmayemos ni nos cansemos. Que pronto veremos las respuestas de nuestro Dios. amen y amen.

    ResponderEliminar

Suscríbete para Recibir Nuestras Reflexiones por Correo Electrónico!


Ingresa tu correo:




Recíbelo por FeedBurner